sábado, 9 de mayo de 2009

Los problemas de aprendizaje


Un problema del aprendizaje es un término general que describe problemas del aprendizaje específicos. Un problema del aprendizaje puede causar que una persona tenga dificultades aprendiendo y usando ciertas destrezas. Las destrezas que son afectadas con mayor frecuencia son: lectura, ortografía, escuchar, hablar, razonar, y matemática.
Los investigadores creen que los problemas del aprendizaje son causados por diferencias en el funcionamiento del cerebro y la forma en la cual éste procesa información. Los niños con problemas del aprendizaje no son “tontos” o “perezosos.” De hecho, ellos generalmente tienen un nivel de inteligencia promedio o superior al promedio. Lo que pasa es que sus cerebros procesan la información de una manera diferente.
No hay ninguna señal única que indique que una persona tiene un problema del aprendizaje. Los expertos buscan una diferencia notable entre el progreso escolar actual y el nivel de progreso que podría lograr, dada su inteligencia o habilidad. También hay ciertas señales que podrían significar que el niño tiene un problema del aprendizaje.. Es probable que el niño no exhiba todas estas señales, o aún la mayoría de ellas. Sin embargo, si el niño exhibe varios de estos problemas, entonces los padres y el maestro deben considerar la posibilidad de que el niño tenga un problema del aprendizaje.Cuando el niño tiene un problema del aprendizaje, él o ella:
· Puede tener problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar las palabras o conectar las letras con sus sonidos;
· Puede cometer errores al leer en voz alta, y repetir o detenerse a menudo;
· Puede no comprender lo que lee;
· Puede tener dificultades con deletrear palabras;
· Puede tener una letra desordenada o tomar el lápiz torpemente;
· Puede luchar para expresar sus ideas por escrito;
· Puede aprender el lenguaje en forma atrasada y tener un vocabulario limitado;
· Puede tener dificultades en recordar los sonidos de las letras o escuchar pequeñas diferencias entre las palabras;
· Puede tener dificultades en comprender bromas, historietas cómicas ilustradas, y sarcasmo;
· Puede tener dificultades en seguir instrucciones;
· Puede pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que suena similar;
· Puede tener problemas en organizar lo que él o ella desea decir o no puede pensar en la palabra que necesita para escribir o conversar;
· Puede no seguir las reglas sociales de la conversación, tales como tomar turnos, y puede acercarse demasiado a la persona que le escucha;
· Puede confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números;
· Puede no poder repetir un cuento en orden (lo que ocurrió primero, segundo, tercero).
· Puede no saber dónde comenzar una tarea o cómo seguir desde allí.
Si el niño tiene problemas inesperados al aprender a leer, escribir, escuchar, hablar, o estudiar matemáticas, entonces los maestros y los padres pueden investigar más. De igual forma puede ser, si observan que el niño está luchando más de lo normalmente esperado en el aprendizaje de estas destrezas.
Los problemas del aprendizaje tienden a ser diagnosticados cuando los niños llegan a la edad escolar. Esto es porque la escuela se concentra en aquellas cosas que pueden ser difíciles para el niño, leer, escribir, matemática, escuchar, hablar, razonar. Los maestros y los padres observan que el niño no está aprendiendo como se esperaba. Es posible que la escuela solicite una evaluación para ver cuál es la causa del problema. Los padres también pueden solicitar una evaluación.
Los apoyos o cambios en la sala de clases (a veces éstos son llamados acomodaciones) ayudan a la mayoría de los alumnos con problemas del aprendizaje. Es importante recordar que el niño puede necesitar ayuda tanto en la casa como en la escuela.